UN PLAN 2019

Entre saludos y abrazos con todo el mundo, los finales de año son una saludable excusa universal para respirar aires de reflexión y anhelos de un mejor año porvenir.

Estamos a punto de saltar un casillero más en el calendario, esa vara que gran parte de la humanidad adoptó incuestionablemente alguna vez para medir el paso del tiempo y al que aprovechamos también como recordatorio de festejos, eventos y actividades más importantes para nosotros.

En ese calendario marcamos lo que hacemos y lo que queremos lograr. Es el que contiene las metas que nos trazamos y también nuestra agenda diaria para no olvidarnos de nada (en lo posible).

Y es muy recomendable tener ese orden y conciencia del tiempo para estar preparados; además, tal como señalan muchas disciplinas, es muy importante contar con una hoja de ruta que nos permite conducir mejor y disfrutar del camino.

Sin embargo, en ese reflejo del tiempo solo están las marcas de nuestras actividades, las huellas de lo que hacemos, pero no de quienes somos o en quién nos vamos transformando (¿evolucionando?) … eso solo queda expresado en los sentidos de las personas con las que interactuamos, y a partir de eso, todas las vivencias positivas o negativas con ellas; según como nos percibieron que somos.

Está claro que la triada de verbos: Ser, Hacer y Tener - nos define y nos establece en nuestro entorno. Tal como una mesa de tres patas, si una es desigual se nos percibe desestabilizados o desencajados.

Tener de todo y sentirse insatisfecho, o hacer mucho y sentirse en escases; son dilemas muy comunes para mucha gente en las que se refleja ese sentimiento resultante de estar poco feliz o inestable. Porque en general nuestra vida depende de esos tres pilares, que solo cuando crecen en equilibrio pueden sostener un bienestar perdurable y sustentable.

Pensando en esto, que mejor plan para este nuevo año, asumir el compromiso con uno mismo de aprender a Ser más sabio, más humano, más confiable, más humilde, más creativo, más aprendiz, más próspero, más solidario, más claro, más libre y más consciente de todo lo que cada uno genera a su alrededor; para así saber Hacer lo correcto y Tener lo soñado.