La importancia de revisar los neumáticos antes de salir de viaje

Estás a punto de viajar en tus vacaciones, revisas el nivel de aceite, las luces, la presión de las ruedas, el líquido refrigerante… Pero, ¿te has parado a comprobar el estado en el que se encuentran tus neumáticos? En muchas ocasiones se convierte en uno de los grandes olvidados antes de realizar un largo viaje, y debes saber que quizá se trate del componente que en mejores condiciones debemos mantener en nuestro vehículo. Revisarlos detenidamente y comprobar que cuentan con una correcta presión incrementará, entre otras cosas, la seguridad y el confort durante el viaje.

Aquí puedes tomar nota de una serie de pasos que te ayudarán a no dejarte ningún hilo suelto antes de salir:

  1. Comprueba la válvula del neumático, puede que esta no sea la parte más importante a priori pero es el único elemento que mantiene la presión adecuada (si funciona como debiera). Si no es así, puede irse perdiendo aire progresivamente hasta provocar la rotura de la carcasa exterior, un motivo más que suficiente de sufrir un imprevisto.
  2. Ajustar la presión de forma más o menos normalizada es algo que debe hacerse a lo largo del año, más aún cuando se sale de viaje, pero en verano es más importante aún. Aunque existen mitos y leyendas que intentaremos resolver más adelante, pero el inflado cada quincena o una vez al mes es importante si queremos ahorrar combustible y ahorrar en la compra de neumáticos nuevos.
  3. Por supuesto, comprobar los neumáticos debe hacerse en frío. Ni se te pase por la cabeza coger el inflador a mitad de viaje o a la llegada de tus 600 km. La comprobación del aceite de esta forma puede resultar en quemaduras muy graves, pero con los neumáticos la medición no será correcta debido a la dilatación por el calor.
  4. En verano realiza estas mediciones por precaución más a menudo, ya que las temperaturas elevadas afectan a la presión y con ello se puede ver reducido el tiempo de frenado, además de ser más susceptible a deformarse la carcasa y, entonces, reventar.
  5. Sobra decir que el ajuste de las presiones debe seguir siempre las recomendaciones del fabricante que aparecen en el vehículo (depende del modelo) o en el manual del coche.
  6. Intenta estas vacaciones no sobrecargar en exceso el vehículo con equipaje u otros enseres. Como veremos, con el vehículo exageradamente lleno la presión del neumático ha de cambiar. Del mismo modo, al descargar la presión debe volver a su estado normal y adecuado.
  7. Neumáticos All Season, una buena elección. Te aguantan cualquier temporada del año, al menos el otoño y actúan muy bien ante condiciones climatológicas adversas. Si quiere quitarte una preocupación pásate a este modelo.

RECOMENDACIONES

Cuando inflamos nuestros neumáticos introducimos aire frío hasta el límite adecuado según el fabricante. ¿Por qué entonces la presión sube tras la marcha? Sencillo, el calor provocado por la temperatura exterior y la rodadura con un asfalto en plena exposición con el sol hace que el neumático se dilate más. Quizá no es un número demasiado exagerado, pero debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir la presión más adecuada.

Entonces, ¿la solución es ponerles menos presión en verano verdad? Así es, dado que con el calor el neumático se va a dilatar, lo conveniente es que escojas la presión más baja de las opciones recomendadas por el fabricante. En cualquier caso el testeado de neumáticos es muy fiable y cualquier rango entre el mínimo y el máximo será perfectamente adecuado. No temas nada.

Si sales de viaje en vacaciones vas a cargar el coche y quizá te haya surgido esta otra duda. ¿Pongo más presión con el coche lleno? Este peso extra que deben soportar los neumáticos es recomendable compensarlo con un aumento de la presión para ese desplazamiento concreto, como ya hemos comentado previamente. El máximo recomendado por el fabricante será más que adecuado en este caso, sin pasarse. Cuando termines tu viaje vuelve a las presiones estándar siempre y cuando la rueda se haya enfriado ya.