Día del músico

Cada 23 de enero se celebra el Día del Músico en la Argentina, en homenaje a la fecha en la que nació Luis Alberto Spinetta, un 23 de enero de 1950. A diferencia del Día de la Música, que se conmemora el 22 de noviembre de cada año en muchas partes del mundo, no existía una fecha específica para hacer un homenaje a todos los músicos argentinos. Esta falta fue subsanada en 2015 al aprobarse la ley 27.106.

La actividad musical en general, y los músicos en particular, necesitamos un día en el cual se pueda debatir e intercambiar opiniones sobre las condiciones en las cuales se realiza nuestra actividad, ya sea en la posibilidad de tener mejores condiciones laborales; inclusión en los beneficios sociales; aportes jubilatorios; ART por si un músico tiene un accidente o si una música mujer queda embarazada”, afirmó en una entrevista con Perfil Diego Boris Maccioco, presidente del Instituto Nacional de la Música (INAMU), uno de los impulsores de la ley.

Hacía muy poco que había fallecido Luis Alberto Spinetta y se entendió que él tenía todas las condiciones como compositor; intérprete vocal y en instrumento, a la vez que había participado muy fuerte al mostrar su apoyo en todo lo que fue la construcción de los puntos principales de lo que fue el proyecto de la Ley Nacional de la Música. Nos pareció que la fecha de su nacimiento era la apropiada y la Ley se aprobó por unanimidad en el Senado”, agregó el funcionario.

EL FLACO

Apodado “El Flaco”, Spinetta es considerado como uno de los más grandes músicos de la Argentina y de América Latina. En 1997, la revista Billboard lo definió como el “ícono del rock argentino”. Fallecido en 2012 a la edad de 62 años, Spinetta fundó varios de los grupos más importantes de la historia de la música nacional, tales como AlmendraPescado RabiosoInvisibleSpinetta Jade Spinetta y los Socios del Desierto.

Cantante, guitarrista, poeta, escritor y compositor, su perfil multifacético le permitió componer algunos de los temas más recordados, entre ellos Muchacha (ojos de papel), declarado en 2002 por la revista Rolling Stone y la MTV como la segunda mejor canción de la historia del rock argentino.